El Primavera Sound anuncia su desembarco en EE UU en 2020

El Primavera Sound anuncia su desembarco en EE UU en 2020

Todavía no había concluido la decimonovena edición de los eventos corporativos del Primavera Sound, que concluye este domingo, y para su celebración del vigésimo aniversario ya ha comunicado su mayor ambición: desembarcar en USA desde el próximo año. De este modo, el diecinueve y veinte de septiembre de dos mil veinte Los Ángeles acogerá la primera edición del festival “que pretende ser una plataforma para los artistas latinos y nacionales en el territorio norteamericano”, conforme ha indicado en la rueda de prensa de cómputo del certamen Gaby Ruiz, codirector del festival, palpablemente contento frente al desembarco en América.

Con muchos detalles todavía por cerrar, se sabe que el festival se efectuará en un parque en el centro de la urbe (el salon para eventos Historic Park) y va a tener por lo menos 4 escenarios al aire libre, que se complementarán con otros bajo techado. De igual modo, Benidorm acogerá este año una edición de fin de semana (ocho y nueve de noviembre) que todavía se ignora si va a tener continuidad. Son los planes para el futuro de un festival que este año ha superado en toda la semana de actividades las doscientos veinte asistencias, de las que en el Fórum ha recibido veintitres el miércoles, cincuenta y tres el jueves, sesenta el viernes y más de sesenta y tres el día de ayer sábado en el que resulta el récord de asistencia del certamen en una jornada.primavera sound

El reto de llevar el Primavera a U.S.A. ha debido ver con la entrada de capital en exactamente el mismo inyectada por el fondo de inversiones The Yucaipa Companies, conforme ha afirmado Ruiz. “Con esta aportación no solo hemos ganado músculo financiero, sino más bien asimismo la posibilidad de tener unas relaciones que nos dejan llegar donde ya antes no alcanzábamos”, ha añadido. Preguntado por la competencia que ahora se establecerá con festivales como Coachella o bien Desert Days, Ruiz ha contestado futbolísticamente: “Salid y gozar afirmaba Cruyff, puesto que lo mismo. Desde nuestra primera edición hemos tenido la competencia de otros festivales, conque no resulta nada novedoso. Vamos a comernos el planeta, saldremos fuera y probar que nuestra fórmula funciona”.

Nathy Peluso y la nueva era
Quizá este optimismo viene avalado por una edición en la que la organización se felicitó por haber normalizado la pluralidad y eclecticismo de un cartel que no ha alterado radicalmente el perfil del público asistente, aunque Ruiz ha precisado que los datos precisan una mirada más detallada para elevarlos a terminantes. La asistencia de público proveniente de ciento veinticuatro países y un perfil de edades afines a otros años dejan asegurar un suelo estable a un festival que la semana próxima festejará su sexta edición en Oporto habiendo cerrado en Barna una que consideran histórica y para la que han contado con un presupuesto de más de quince millones de euros.

Y hablando de eclecticismo y de “nueva normalidad”, el leimotiv del festival este año, en la tarde de el día de ayer Nathy Peluso ejemplarizó los nuevos aires que corren en la música actual. Natural de Argentina, establecida en España y dueña de un lenguaje que incluye el soul, el jazz, acentos de reggae y hip-hop, fue la responsable de abrir la tarde en uno de los escenarios centrales. Vestida de colorado, con un top y faralaes, ya de entrada una mezcla imaginativa de estilos, Nathy ha ofrecido un concierto de fusiones, cantado en inglés, castellano y espanglish con la naturalidad propia de quien se ha alimentado con mil leches. Tras abrir con Estoy triste, ha seguido con Hot Butter, cantada con un alarde de sexualidad nada grosera muy propio de ella y después ha atacado Sandía con una voz genial y matizada que ha elevado la temperatura anatómico del público presente en la explanada, básicamente latino y local. Ella va a ser, indudablemente, una de las gemas que el Primavera va a poder exportar a unos E.U. que en la ciudad de Los Ángeles tiene una auténtica capital latina.